domingo, 19 de junio de 2016

domingo, 12 de junio de 2016

Salida día 18 de junio: Trevélez - Siete Lagunas


Participantes:  10
 Paco Ruiz, Paco Ponfe, Pilar, Ricardo, Jesús R., Tere, Lola D., David, Paco Zambrana  y Jerónimo
Distancia recorrida:
21,5 kilómetros
Desnivel de subida acumulado:
1.580 metros
Altura mínima: 1.484 metros (Barrio Alto de Trevélez)
Altura máxima: 3.068 metros (Laguna Altera)
Tipo de recorrido:
Lineal, de ida y vuelta, con un pequeño tramo circular por las lagunas del Circo de Siete Lagunas.

 
Mapa de la ruta
 
Por el camino bajo un saúco en flor
 
Llegando a la Acequia Nueva
 
Cruzando la Acequia Gorda
 
Entre piornos amarillos
 
Cruce del Río Culo de Perro
 
Llegando a las Chorreras Negras
 
Cruzando una de las chorreras que bajan
 
Chorreras Negras
 
Al pie de las Chorreras
 
Morreras en el Circo de Siete Lagunas, con el pico Alcazaba al fondo
 
Numerosos regatos bajan de las lagunas
 
Otra laguna al pie del Mulhacén (2ª)
 
Cascajales
 
Una nueva laguna (3ª)
 
Laguna rodeada de un nevero (4ª)
 
Otra pequeña laguna (la octava)
 
Laguna Altera (5ª)
 
Viola crassiuscula - Violeta de Sª Nevada
 
Otra laguna (6ª)
 
 
Ya nos quedan menos
 
Laguna (7ª), con la Cuesta del Resuello al fondo 
 
Una o muchas lagunillas (¿sería la 9ª?)
 
Llegando de nuevo a la Laguna Hondera (1ª)
 
Por los borreguiles de la Laguna Hondera
 
Gentiana alpina
 
Foto del grupo
 
Hacia abajo, que aún queda mucho camino
 
El Vertedero del Río Culo de Perro
 
Con la Peña de los Papos de telón de fondo
 
Las vacas han invadido el sendero
 
En la Campiñuela
 
Senecio boissieri
 
Jasione montana
 
Carduus granatensis
 
Gorgojo
 
Aquilegia vulgaris subsp. nevadensis
 
Bombylius major
 
Digitalis purpurea - Dedalera


lunes, 6 de junio de 2016

SÁBADO 11 DE JUNIO: Río Chíllar


Participantes:  11
 Paco Ruiz, Jesús, Miguel  Ángel, Carlos, Ricardo, Enrique, Luci, Paco Zambrana, Lola V., Lola D.  y Jerónimo
Distancia recorrida:
26 kilómetros
Desnivel de subida acumulado:
700 metros
Altura mínima: 85metros (Cantera Río Chíllar)
Altura máxima: 730metros (Cascada seca del Tajo de las Palomas)
Tipo de recorrido:
Mezcla de tramo circular y tramos de ida y vuelta.
 



Desayuno en la gasolinera de Nerja.
Teníamos previsto ir al Pinarillo para cruzar por la Cuesta de los Galgos, bajar a la presa del Chíllar y hacer la parte alta del Chíllar. Temimos que la barrera de la Cueva de Nerja estuviese cerrada porque habían activado el plan INFOCA el 1 de junio. Cambiamos pues el itinerario saliendo de la cantera del Chíllar.
El Chíllar nos recibió con mucha menos agua de la habitual, seco al principio y un hilillo después que fue aumentando conforme nos acercábamos a la central de Salto Grande.
Primera discusión: subir por el canal y bajar por el río o al revés. Zambrana tenía ganas de canal y le dimos ese gusto. Arrancamos por esa empinadísima cuesta cerca de la tubería con la sorpresa de que las casitas sobre la central se habían demolido. ¿Por seguridad? Allí echamos los primeros y casi los únicos goterones de sudor.
La cámara de carga de la tubería de presión está cercada con una verja de alambre, bastante nueva pero con la puerta de acceso arrancada. No hay impedimento pues para entrar al final del canal y seguir por su margen como siempre hemos hecho. El canal nos asomó a esas preciosas panorámicas sobre la Almijara, con el río allá abajo, Frigiliana, el Fuerte y la sierra de Enmedio al oeste, y la Cadena y el Cisne al norte, todo cubierto por ese pinar que siempre nos preguntamos de dónde saca el agua en esa reseca sierra.
Los restos de construcciones al lado de la presa también han sido demolidos, el albaricoquero está roto y seco y todo el entorno lleno de hierbas. Bajamos al río y subimos a la presa iniciando así el tramo del Chíllar Alto. Se camina poco por esta parte y la maleza oculta gran parte de las sendas a pesar de los mojones que tratan de señalarla. Ante la duda más vale meterse en el agua que aventurarse en un zarzal. Frente al Cerrajón hicimos el Ángelus.
La sendita al Imán está llena de maleza, tan apenas se adivina dónde comienza.
De la Vegueta de la Bandera salía un buen chorro de agua, pero por encima de ella el río iba seco hasta poco antes del comienzo de los Cahorros del Imán. En los Cahorros seguía cayendo el agua por el resbaladero y goteando por encima de la zona de culantrillos. En los pedruscones de la parte más estrecha del cahorro hubo otra discusión sobre si dar la vuelta o continuar hasta la cascada. Miguel y Carlos querían conocerla, Ricardo también...  En fin, todos menos las mujeres y Jesús querían continuar. Al final hubo división sexual. Los hombres treparon por los troncos hacia la cascada y las mujeres se quedaron solazándose en la poza y al solecito.
El bosque de adelfas ya no puede llamarse tal porque muchas las ha arrancado el agua. Se necesitan varios años sin avenidas fuertes para que se restituya. En un determinado punto el agua cesó y aún con el río seco seguimos a la cascada. El tajo de las Palomas sigue allí, imponente, anunciando la cercana cascada. No había agua en el río y, consecuentemente, no caía por la cascada. Con la pena de ver la cascada seca regresamos deprisa para no hacer esperar demasiado a las chicas. Pero ellas estaban tan contentas. Diríase que incluso se les hizo corto el rato.
A la sombra de los tajos comimos en el cahorro con la musiquilla del continuo caer del agua.
Nunca sabe uno qué va a salir de las mochilas. Esta vez salió mucha verdura en forma de cinco tipos de ensalada, más tortilla de espinacas y judías verdes. Solo una fiambrera con carne que desapareció rápidamente. Las galletas y los tés pusieron el punto final.
Tratamos de bajar a buen paso porque quedaba mucho recorrido. Sorprende los grupos que nos encontramos en los alrededores de la presa buscando el nacimiento del río. Además de tener poca práctica en caminar y de ir muy tarde buscaban una quimera porque el Chíllar, como casi todos los ríos, no tiene una gran fuente de comienzo, sino que son manantialillos que van aportando su caudal, por eso a veces el río se seca y más arriba tiene agua.
Aprovechamos las dos mejores pozas para remojarnos y nos internamos en el gentío que suele poblar en verano la parte baja del río. Adelantando a los grupos como podíamos llegamos a los coches. Aún hubo tiempo para subir a ver la cascada de la vieja central del Almanchares. Otra desilusión. Han construido un muro que la cerca y se llevan el agua a los depósitos circulares cercanos. Ya no nos podemos dar el último remojón debajo de esa cascada.
 
Mapa de la ruta
 
Carthamus arborescens - Cardo cabrero
 
Bufo bufo - Sapo común
 

Ageratina adenophora - Espumilla (Planta invasora de origen mexicano)
 
Por la acequia
 
Centaurium erythraea - Hiel de la tierra
 
Saltando de un lado al otro del canal en una zona estrecha
 
Putoria calabrica
 
Caminos paralelos a la acequia
 
Campanula mollis - Campanilla de roca
 
Por la zona de la Vegueta de la Bandera
 
 
Las crestas de la Almijara parecen cerrar el cauce
 
Bajo el travertino de los culantrillos
 
Subiendo por el Cahorro del Imán
 
Cahorro del Imán
 
Llegando a la Cascada de las Palomas, con los tajos al fondo
 
La hoy seca Cascada de las Palomas
 
Vinos en remojo
 
De vuelta con la presencia imponente del Almendrón
 
La luna confunde la noche con la hora de la siesta
 
Chíllar abajo
 
Pasamos por una zona de grandes bloques donde el agua salta de piedra en piedra
 
Baño en la poza, este año más limpia y sin basuras alrededor
 
Por una de las muchas pozas artificiales, colmatadas de piedra y arena
 
Cruzando el segundo cahorro
 
Cahorro con luz de tarde
 
En el primer cahorro