domingo, 27 de julio de 2014

Domingo, 3 de agosto: Barbate - Pinar de la Breña - Cabo de Trafalgar

Si os parece bien, quedamos a desayunar en Fuengirola a las ocho menos cuarto en La Esquinita, para después organizar los coches para ir los menos posibles.

Salida Plaza de la Axarquía, a las siete.

Si se os ocurre otra cosa o pensáis que la hora es demasiado temprano solo hay que decirlo, hablarlo y lo cambiamos.

lunes, 21 de julio de 2014

Salida día 26 de Julio: Río Higuerón


Participantes:  11
 Lola Valle, Tere, Luci, Pilar, Nori, Ana, Paco Z., Luis, Paco P., Ricardo y Jerónimo.
Distancia recorrida:
16 kilómetros
Desnivel de subida acumulado:
480 metros aprox.
Altura mínima: 250 metros (Frigiliana)
Altura máxima: 630 metros (Cahorro de Pichirri)
Tipo de recorrido:
Lineal, de ida y vuelta.

                     SANTA ANA EN EL HIGUERÓN
Hubo quien se dejó a la virgen de Santa Ana esperando en Torre del Mar, aunque Santa Ana era la festividad y no la virgen paseada. Este verano Lucía dejó que  la virgen pasara bajo su balcón sin su mirada, que notara su ausencia, que percibiera la felicidad que en Santa Ana  le procuran a ella las flores de las adelfas en las pozas del Higuerón. Y la Virgen del Carmen convertida en Ana el 26 de julio  no tendría una queja para ella porque a las vírgenes, como a Lucía, también le gusta el rosa fuerte de las adelfas, el agua limpia y clara, ser contempladas por un sapo bufo reposando en una piedra. Y por eso se alegró de no verla en el balcón, en la multitud de La Torre en feria, en el apretado verano de la costa. Y se alegró por Lucía y se alegró por todas las vírgenes. Porque entre el gentío tuvo un momento para oler el tomillo en flor, para el sonido de las cascadas y hubo una dedicatoria  para el ruibarbo de los pobres: “En los mares las vírgenes no tienen nombre propio”.
Hubo quien adelantó la celebración de su santo al día de Santiago. Y el apóstol la comprendió. Comprendió que Ana, que  no quería perderse nada, no quisiera perderse el baño con los amigos. Y a él tampoco le importó ser Santa Ana. Aceptó sin queja esta peregrinación. Entendió que quisiera mirar El Cisne desde las paredes verticales del Higuerón; pero le aconsejó calma y que alguna vez sería bueno perderse algo.
Hubo quien no pasó la festividad con su madre, a pesar de que a su madre le gustaba que ella le diera ese día un beso. Ese día y no el día de después. Su madre nunca celebraba su día, porque era también el día de su hija muerta hace treinta y dos años, de su Anita. Era para ella un día triste. Un día para llevar flores al cementerio y pasar por el nicho el trapillo una y otra vez, hasta desgastar el mármol. Un día con olor a cristasol y flores envasadas. Ella prefirió que las cascadas limpiaran la culpa impuesta por la tradición, prefirió que los cahorros de un río profundicen en su liberación, que la ensuciara la arena y no la máscara de los otros. Ese día mandó a su madre un beso de tomillo y a su hermana un ramo de adelfas frescas.
Y hubo quiénes… porque el Higuerón tiene un componente subjetivo.

Bajando por la vereda desde Frigiliana al río

Dianthus malacitanus - Clavelina

Bufo bufo - Sapo común

A la cabeza del tobogán

Salida resbaladiza

Por el lecho del río

En fila india, entre sol y sombra

Comienzo de la zona de cahorros

Subiendo el primer salto

En la segunda cascada

Paredes verticales

y agua clara, transparente

Subiendo por la cuerda en la tercera cascada
 
Tramo final del cahorro

Cahorro de Pichirri

Ducha en la cascada final de la ruta

La cascada del cahorro de Pichirri desde dentro de una pequeña oquedad

Otra imagen del Cahorro de Pichirri

Baño en una poza a modo de jacuzzi

Y de nuevo al agua

Las seis o más diferencias

El Cisne se cubre de nubes

Erica terminalis - Brezo

Salto

Pasando de vuelta por la zona del tobogán

Por el lecho del río cerca de la toma de la acequia de Lízar

Thalictrum speciosissimum  - Ruibarbo de los pobres

Trachelium caeruleum - Flor de la viuda o alfileres

Bicho (¿Scolia?) sobre flor de tomillo

lunes, 14 de julio de 2014

Comida fin de temporada: Sábado 19 de Julio

Como el pasado año, celebraremos la comida fin de temporada en el chiringuito "El Litoral", en la Playa de S'Acaba, en Málaga capital, junto a la desembocadura del Guadalhorce.
El día y la hora: Sábado, 19 de julio a las nueve de la noche.
Los interesados/as pueden apuntarse, como siempre, en los comentarios.

jueves, 10 de julio de 2014

Salida día 12 de Julio: Río Verde de Almuñecar


Participantes:  8
 Luis, Pilar, Luci, Paco P., Tere, Ana, Ricardo y Jerónimo
Distancia recorrida:
18 kilómetros
Desnivel de subida acumulado:
1.000 metros
Altura mínima: 550 metros (Bco. de las Chorreras)
Altura máxima: 1.100 metros (Carretera de la Cabra, punto de salida del sendero)
Tipo de recorrido:
Lineal, de ida y vuelta.

 
Mirador sobre el río Verde y parte de la Almijara granadina

Bajando por la zona de las escaleritas

Myrtus communis (Mirto, arrayán o murta)

En el Barranco de las Chorreras

Poza Central , con su cascada en forma de Y

Barranco de las Chorreras

Parte del grupo en el Mirador de la era

Cabras en el barranco

Subiendo por la senda del Bco. del Lagarto, con el Derrumbaero al fondo

Río abajo de donde comimos

Poza alargada donde las paredes casi se tocan

Poza y cascada en el Bco. de los Chortales

Caminando un rato por el carril con el fondo de los farallones que cierran los barrancos del Pito y de Chortales

En la poza de la Cascada de los Árboles petrificados

Murallas de piedra sobre el sendero

Subiendo por la vereda hacia los coches

Hipparchia alcyone

Perfil de la ruta


martes, 1 de julio de 2014

Salida sábado 5 de Julio: Chorreras del Molinillo


Participantes: Pilar, Paco Ponferrada, Ana, Luci, Ricardo y Jesús
Distancia recorrida: 15,5 km
Desnivel acumulado: 850 m

Desayuno en el bar restaurante el Mirador. Bien.
El aparcamiento de los Albergues, lleno. Dejamos los coches en doble fila en el centro. Como se llegue más tarde de las 8.30 va a ser difícil aparcar en el futuro.

Habíamos programado ir a las Lagunas pero cambiamos de idea y fuimos a las Chorreras del Molinillo porque Pilar no las conocía. Además era más corta y requería menos esfuerzo. Pasamos por las instalaciones de Borreguiles y en el Llano del Aparato bajamos hacia un saliente rocoso desde el cual esperábamos ver la Chorrera en toda su amplitud. Pero…siempre hay un pero. Esta vez fue que no se veía el final de la cascada. Para conseguirlo pensamos bajar hasta situarnos encima del río frente a la cascada. Y allá fuimos por el piornal y la pendiente bajando de mala manera. Nada nuevo en la Vinoteca. En todas las excursiones tenemos un trecho de monte a través más o menos enrevesado.

Llegados al punto de destino conseguimos tener la cascada enfrente en toda su amplitud. Aunque traía menos agua que el año pasado estaba tan majestuosa como siempre, primero deslizándose por la roca con aparente suavidad y cayendo luego en tromba para ir a engrosar al Dílar.

Desandamos un poco el camino para pasar el Dílar con mayor facilidad y llegamos a la base de la Chorrera cuando Ricardo salía de la ducha de la cascada. Como ya somos viejos no nos escandalizamos con facilidad, pero motivos hubieron. Tomamos el Ángelus refrescados por la fina lluvia de la cascada e iniciamos el fuerte repecho para ir a lo alto de la Chorrera. Unos rebaños de vacas protegían la parte alta y tuvimos que sacar nuestros arrestos toreros para pasar delante de un toro negro zaíno y de otro colorado, bizco por más señas.

Nos quedaba lo más placentero, andurrear por los borreguiles y los regatos, acercarnos a los manantiales, chapotear por las partes encharcadas, disfrutar de esas flores ofreciendo sus múltiples colores y de esas mariposas revoloteando sin cesar. Alguien dijo que a nuestras edades no es que estemos viejos, sino crujientes, nos crujen las piernas, los brazos, la cintura, …y como estábamos refrescando el inglés por el viaje de Ana a Inglaterra, pues acuñamos el término de “crunchy women” y con él reímos un rato.

Almuerzo en el arroyo que sale del lagunillo del Cartujo, con chorizo del Almendral y cervezas fresquitas de aperitivo, ensalada de tomate, ensaladilla rusa, delicias de pollo, empanadillas, tortilla sin pimiento en honor de Ricardo, queso de Júrtiga, vinos de Navarra y Aragón, el tradicional brownie made in Ana y el delicioso té de Pilar.

Regreso tranquilo por la laguna de las Yeguas. Más tranquilo incluso de lo que hubiéramos querido porque dejamos pasar un rato para que marchase un gran grupo de jóvenes.

Día despejado, sin viento, fresquito en la altura, con agua a 13ºC en la ducha y a 4,5 en los manantiales, con magnífico ambiente. Excelente día.

 
Río Dílar y Chorreras del Molinillo
 
 Paco fotografiando al equipo femenino
 
Helecho - Criopteris fragilis
 
Arroyo a punto de caer por las Chorreras
 
Helecho - Polystichum lonchitis
 
Andurreando por los borreguiles
 
Mariposas
 
Viola palustris
 
Hacia la laguna de las Yeguas
 
Acentor alpino
 
Las Crunchy women y Ricardo en la nieve
 
Vinos

¿...?
 
 
Nevero y borreguil
 
Borregos buscando la frescura de la nieve