miércoles, 28 de enero de 2015

Salida día 31 de Enero: Frigiliana - Cortijo del Imán por la Sª de Enmedio

He decidido no poner la ruta de la que hablamos (Huma-Capilla) porque el tiempo no pone muy bueno (algunas probabilidades de lluvia, nubes y viento) por lo que he pensado que sería mejor dejarlo para la próxima semana que auguran mejor tiempo.

Si no os parece mal, podríamos hacer Frigiliana-Cortijo del Imán. Si se os ocurre otra cosa, sugerencias, etc. decirlo en los comentarios que estamos a tiempo. Últimamente me toca decidir más de la cuenta y no me gusta mucho.

Si seguimos con esta propuesta...

Desayuno en Nerja, a las ocho.

Plaza de la Axarquía: ocho menos veinte.

martes, 27 de enero de 2015

MIERCOLES 28 DE ENERO: TAJOS DEL SABAR

Participantes: María Victoria, Paco Hernando, Antonio Usieto, Quirri y Manuel Díez.
Recorrido 12 km. con desnivel acumulado de 1.120 m.
Desayunamos en Alfarnate en casa de Teresa, mojando el pan en el plato de aceite, este desayuno nos pone las pilas para afrontar las rocas de los Tajos del Sabar.
Dejamos los coches en la fuente del Conejo y comenzamos la subida al Fraile con buena temperatura y un fantástico día de sol. Esta primera subida con 400 m de desnivel sirvió de calentamiento para lo que se avecinaba.
Bajamos unos 200 m en dirección al collado que une el Fraile con el Doña Ana y pasando por la puerta de la alambrada iniciamos la subida del Doña Ana. Tras esta subida de 150 m llegamos a la cumbre y como habíamos gastado mucha energía saltando piedras,decidimos tomar el Ángelus admirando las fantásticas vistas de la Tejeda y la Axarquía.
La bajada de este tajo, en vez de hacerla en dirección al collado de subida, la hicimos por un canal que empieza casi en la cima y que va en dirección oeste. Al principio se baja bien pero en la mitad de la bajada hay un cortado complicado de pasar y que, tras estudiarlo desde distintas zonas, localizamos un paso que nos permitía bajar sin grandes riesgos. Después de este paso, el resto de la bajada es mas fácil. El descenso es de 300 m de desnivel con mucha pendiente.
Llegamos al arroyo que hay entre el Doña Ana y el Gomer y continuamos dando la vuelta al Gomer por la parte sur. Para afrontar la subida con mas comodidad, dejamos las mochilas y subimos sin peso. La subida iba cargando los músculos, después de las subidas y bajadas a los otros dos tajos, con tanta piedra y el calor que hacía, el cansancio se notaba. En la bajada las que protestaban eran las rodillas.
Por fin llegamos a la fuente y pudimos descansar, nos pusimos a comer el menú compuesto por  gambas, chorizo, cecina, pollo, bacalao, albóndigas, queso y el flan especial de Mª Victoria, todo regado con vino y los orujos para limpiar la boca.

Estos Tajos son espectaculares pero duros de caminar, por sus continuas subidas y bajadas por roca caliza. Al final el esfuerzo realizado se compensa con el disfrute de un día soleado en buena compañía y con fantásticas vistas.

ENLACE PARA VER MAS FOTOS EN PICASA

SUBIENDO AL FRAILE
EN LA CIMA DEL FRAILE
SUBIENDO AL DOÑA ANA
EL GRUPO AL COMPLETO EN EL DOÑA ANA
BAJANDO DEL DOÑA ANA POR EL CANAL DE LA IZQUIERDA. MUCHO MAS PENDIENTE QUE EL DE LA IZQUIERDA
BAJANDO LA ZONA MAS COMPLICADA DEL CANAL DE LA IZQUIERDA
LA ZONA FINAL DEL CANAL
SUBIENDO AL GOMER
CRESTEANDO POR EL GOMER
EN LA CUMBRE DEL GOMER CON LA MAROMA AL FONDO
BAJANDO DEL GOMER
LOS VINOS, LA PRIMERA BOTELLA SE BEBIÓ ANTES DE LA FOTO
EL RESTAURANTE "SOL Y SOMBRA" AL LADO DE LA FUENTE
LOS IMPRESIONANTES TAJOS DEL SABAR DESDE LEJOS. DE CERCA SON MAS IMPRESIONANTES.

lunes, 19 de enero de 2015

Salida día 24 de Enero: Sª de las Nieves


Participantes:  18
 Paco Ruiz, Paco Ponfe, Pilar, Ricardo, Luci, Carlos, Ana, Luis, Paco Zambrana, Manuel Díez, Manuel González, David, Antonio S.  Lola D., Jesús, Rafael, Tere y Jerónimo
Distancia recorrida:
22 kilómetros
Desnivel de subida acumulado:
1.215 metros
Altura mínima: 723 metros (Campo de fútbol de Yunquera)
Altura máxima: 1.702 metros (Por los Ventisqueros)
Tipo de recorrido:
Tramo de ida y vuelta y tramo circular
 
 
Desayuno en el bar Quini, con los acostumbrados molletes estilo Mari Carmen y rebanadas, con aceite y mantecas colorá y blanca. Muy bien

Bienvenido, Rafael, eres un buen andarín, así que ya sabes donde nos tienes.

La Sierra estaba cargadita de nieve, preciosa, y ya en el bar del desayuno había multitud de grupos. Era uno de esos días en los que la Sierra se llena de gente que van “a la nieve”. Decidimos evitar la aglomeración y, a la vez, evitar caminar todo el día por la nieve. Por eso salimos del campo de fútbol por el carril de Huarte, tomamos la senda, pasamos el collado y bajamos al arroyo del Cañuelo. Senda limpia, quizá por el ayuntamiento ya que se trata de un sendero local. Felicidades por la iniciativa.

La senda se mete por el arroyo, atraviesa la verja donde principia el Parque y sigue siempre cerca del arroyo hasta que deja el principal por otra cañada al Noroeste llevando el pico del Arca a la derecha. Preciosa la subida por el pinar de la cañada, protegidos del viento. Echamos después por la pista a la Cueva del Agua e hicimos un pequeño receso en el pilón de la Cueva.

De la Cueva del Agua a Puerto Bellina, ya pisando nieve, entre pinsapos y pinos, siguiendo el rastro de anteriores caminantes pero sin gente. Encima de Puerto Bellina, al sol, hicimos el Ángelus. Las cosas van cambiando en el grupo. Antes en el Ángelus había dulces y frutos secos, ahora la fruta es mayoritaria. Antes tomábamos el vinillo dulce de Ricardo, ahora sólo 4 ó 5 le hacemos aprecio. Evolución en las costumbres.

A pesar de que sabíamos que íbamos a una procesión de gente, nos encaminamos al Llano de la Casa, ya pisando una buena capa de nieve. Y así fue. El bullicio y la algarabía anunciaron el gentío de grupos poco montañeros y familias con niños. Del Llano de la Casa hacia arriba costaba más esquivar la procesión de personal y perros que caminar por la nieve. La Sierra estaba preciosa, cubierta completamente de nieve, refulgiendo al sol y contrastando con el azul del cielo, con excelente temperatura… A pesar del gentío estos días hay que ir a la Sierra de las Nieves.

Por encima del collado del Cuco los arbustos estaban cargaditos de hielo, con ese hielo horizontal que se forma con el viento. Jugamos un poco quitando verdaderas planchas de hielo en forma de cresta, de los rodrigones de los quejigos plantados en la llanura antes de bajar al principio de la cañada de los Hornillos. En la cañada y loma posterior el viento había acumulado gran cantidad de nieve, había poca huella y resultaba dificultoso caminar. Con paciencia y poco a poco bajamos la cresta hacia el collado de los Hornillos que estaba despejado y con buen sol. Un buen sitio para comer. Pero poco antes había una placa de hielo que no vi, resbalé y me di una buena costalada con tan mala fortuna que se me produjo un tirón muscular en el muslo izquierdo. En el grupo llevamos de todo, hasta fisioterapeuta. Ana se puso a trabajar rápidamente, encima del hielo, me dio un buen masaje, fuertecito a juzgar por el dolor, y gracias a él pude levantarme y caminar despacio.

Este grupo de la Vinoteca es fenomenal, inigualable, con un sentido de la amistad y la cooperación extraordinario que sale a relucir cuando se necesita, en las ocasiones desafortunadas. Mi mochila desapareció en las espaldas de alguien, dos bastones de punta apropiados para la nieve sustituyeron a mi bastón tradicional, enseguida se propuso que no parásemos a comer para que el tirón muscular no se enfriase, y que yo acortase camino yendo al Saucillo acompañado de Ana, Tere y Pilar, mientras el resto bajaban deprisa al campo de fútbol a buscar un coche para subir a buscarme. Así se hizo y al Saucillo que fui en la mejor de las compañías con fisio y enfermera particular, y sobre todo con la alegría y buen humor que supieron transmitirme.

Salimos a la Sierra con la intención de pasarlo bien, pero ante cualquier problemilla todos los componentes del grupo tienen la generosidad, la grandeza espiritual, de dejar sus intereses particulares a un lado para ayudar a resolver el percance ocurrido. Cada uno en lo que puede aconseja, colabora y se sacrifica por los demás. No podéis imaginar la gratitud y alegría que me produce vuestro comportamiento y la satisfacción de pertenecer a este grupo tan selecto.

Gracias.

Jesús

 
Mapa de la ruta
 
El Torrecilla cubierto de nieve
 
Una mirada a las cumbres nevadas
 
Llegando al puertecillo que da vistas al Bco. del Arca
 
Calera en el Bco. del Arca
 
Foto de grupo en el Pto. Bellina
 
Por los cedros del Pto. Bellina
 
¿Ejercicios respiratorios o una baile de moda?
 
El espesor de la nieve va en aumento
 
Encabezando la marcha
 
Cerca de la Peña del Cuco
 
Entre pinsapos nevados
 
En una zona más despejada
 
Vistas a las sierras nevadas del oriente andaluz
 
Camino de Enamorados
 
Pinsapo helado
 
Lomas nevadas por el Cerro del Cuco
 
La nieve se acumula en la zona cercana a los Ventisqueros
 
Por los Ventisqueros con el Peñón de Enamorados al fondo
 
Hacia el Llano de la Gotera
 
Por el Llano de la Gotera
 
Bajando por las laderas del Picacho de Yunquera
 
El Peñón de Ronda a vista de pájaro
 
Bajando la ladera nevada
 
Con el Pto. de los Hornillos a la vista
 
Pasando junto a unas piedras heladas
 
Cerca ya del puerto
 
Pinsapar en la Cañada de Bellina
 
Por la Cañada de Bellina
 
Llegando a Yunquera


domingo, 18 de enero de 2015

MIERCOLES 21 DE ENERO: ACEBUCHAL - PUERTO DE FRIGILIANA - COLLADO CHAPARRALEJO


Participantes: Luis, Quirri, Pepe, Antonio Usieto, María Victoria, Manolo y Jesús

Distancia recorrida: 22,4 km
Desnivel acumulado: 1235 m

Desayuno en la gasolinera de Nerja. Servicio inmejorable, como las rebanadas eran pequeñas nos sacó otro plato con más rebanadas.

Partimos de la ermita de San Antonio en el Acebuchal con una temperatura fresca y las nubes cubriendo la sierra, con vientecillo que aumentaba la sensación de frío, aunque con la esperanza de que el tiempo fuera a mejor.
Entramos en el arroyo del Acebuchal, hacia arriba, con sus grandes matas de gavó aragonés y sus orquídeas (Oprys fusca) florecidas. Con la conversación de lo hecho en Navidad, cuando nos dimos cuenta estábamos en la pista Cuatro Caminos- Páez Blanca. La tomamos hacia abajo, pasamos por venta Cebollero y entramos en ella. Fue construida a conciencia, con gruesos paredones de argamasa de cal. Un pino enorme en la dependencia posterior indica que la venta lleva más de 100 años caída. Se ha intentado reconstruir colocando nuevos dinteles sobre puertas y ventanas, pero ahí ha quedado el intento.
Tomamos el barranco Caballo Blanco por donde sube la senda a Puerto Blanquilla. En el barranco están señaladas con sendos mojones las entradas a las sendas al cortijo de Calixto (a la derecha) y a Barranco Hondo (a la izquierda). De Puerto Blanquilla tomamos la pista al este y en la división subsiguiente el ramal de la izquierda (arriba) para acercarnos a Venta Panaderos. Para entonces las nubes habían ido a menos descubriéndonos un panorama excepcional con todos los picos nevados. Pasamos por debajo de los Tajos del Mármol, por las ruinas de venta Camila junto a la pista, por el barranco Bartolo con un buen chorro de agua y el mirlo acuático volando entre los matorrales, y el barranco del Atajo, con mucha menos agua, a continuación del cual tomamos la senda al puerto de Frigiliana a la izquierda.
La senda está limpia y arreglada. Sube por un tupido pinar de pino resinero con zigzags bien marcados, llevando a la izquierda el barranco del Atajo y a la derecha la cresta que separa este valle del de las Angustias. Dejamos a la izquierda el desvío a Venta Panaderos y la senda nos encaramó a la cresta desde donde tuvimos una vista excelente de los pinos cerca del coladero de los Mosquitos completamente helados; al oeste la cresta desde el collado de los Civiles al Lucero con los collados de los Bojes y Bartolo, y los tajos de los Bojes. La senda aprovecha grietas y recovecos para salvar esta intrincada parte de la Almijara, y es un buen ejemplo de integrar el camino en la montaña con el mínimo de intervención humana. Pasamos al valle de las Angustias en cuya cañada está la fuente homónima, sin agua, y seguimos subiendo ya con algo de nieve que iba incrementándose según ascendíamos. Otra vez la senda torna a la cresta y allí, en un estrecho paso, están las ruinas de la venta de las Angustias, pequeñita porque el terreno no daba para más, pero indicando que esta ruta era muy transitada. La última parte del valle de las Angustias nos deparó unos arbustos y pinos cargaditos de nieve recién caída, un panorama insólito y bellísimo.
En el puerto de Frigiliana la pista de la Resinera al Chíllar estaba completamente nevada. Nos apetecía caminar por esa mullida alfombra blanquísima, sin mácula ni huella alguna, así que decidimos subir por la cuesta del Chaparralejo al collado del mismo nombre. Echamos un buen rato disfrutando de esa nieve recién caída crujiendo bajo las botas y de esos pinos cargaditos de nieve que el viento disipaba en remolinos de polvo de nieve. En el collado del Chaparralejo esperábamos ver Sierra Nevada cargadita de nieve, pero no, no hubo suerte, las nubes tenían cubierta a esa recatada Sierra. A pesar de ello el espectáculo merecía la pena: Salto del Caballo, Piedra Sillada y Cadena cubiertos de nieve, lo esperábamos, lo que fue una sorpresa es que también toda la hoya de las Tejadillas y del barranco del Tejo estaban también cubiertas de nieve.
Se hacía la hora de almorzar y ¿dónde mejor que en una venta, por ejemplo en la soleada de Panaderos?. Dimos la vuelta y allá que bajamos mucho más deprisa que en la subida. Tras una corta discusión decidiendo si sentarnos en la era o en la explanada de la fachada, nos decidimos por ésta, cerca de la pared para que nos protegiera del viento. Y allí al solcito, debajo de los Tajos de los Bojes, collado Bartolo y Lucero, fueron saliendo de las mochilas la chacina de León y Aragón, el buen jamón, la tortillita de atún, la ensaladilla rusa, las alcachofas con jamón, las croquetas, los quesos variados… y finalmente María Victoria nos sorprendió con un excelente flan. Una comida fenomenal, pero ordenada. Ahí se fueron sacando primero los aperitivos, después las verduras, luego la tortilla y las croquetas, los quesos, como debe ser, no sacar fiambreras en tropel a la voz de “mariquita el último”. Ah! y los orujitos leoneses en todos sus estilos.
Un día fresquito, entre -0,7 y 4ºC, pero luminoso, excelente para disfrutar de una senda muy bien trazada y, en su tiempo, muy transitada, que bien podía denominarse la “Ruta de las Ventas”: Cebollero, Camila, Panaderos y Angustias. Y un ambiente inmejorable

ENLACE PARA VER MAS FOTOS EN PICASA

EL LUCERO CON NIEVE
PRIMEROS CONTACTOS CON LA NIEVE
SUBIENDO HACIA EL PUERTO DE FRIGILIANA
EN LA SENDA
EN EL PUERTO DE FRIGILIANA CON EL CERRO DE LOS MACHOS AL FONDO
PISANDO LA NIEVE TRAS LA GUÍA

EN EL COLLADO DE CHAPARRALEJO CON EL CABALLO Y PIEDRA SILLADA AL FONDO
BAJANDO
LOS ARBOLES CON LAS RAMAS LLENAS DE NIEVE
LOS VINOS
COMIENDO EN VENTA PANADEROS
EL FLAN QUE PREPARO MARÍA VICTORIA